//
archivos

política

Esta etiqueta está asociada a la entrada 1

¿Venezolanos conformistas o con miedo?

Vivimos en un país donde el más vivo es aplaudido. Comerse un semáforo, transitar por el hombrillo, colearse… son sólo algunos ejemplos. Lo más lamentable es que todos sufrimos esa “enfermedad”. Y sino que tire la primera piedra el que no sepa de que estoy hablando.

¿A dónde quiero llegar con esto? Pues simple, quiero que nos demos cuenta de algo que pasa a cada segundo en este país y nunca hacemos algo por remediarlo.

El momento cuando no recibimos un buen servicio o atención en algún lugar, público o privado, pareciera que pagamos por callar y no para recibir lo que merecemos.

Últimamente he pensado que no es por conformismo, sino por miedo. Miedo de la reacción de los gerentes, miedo a la violencia que el reclamo significa, miedo a ser juzgados por los demás. Debemos exigir lo que por derecho nos corresponde. Y allí encontraremos el cambio.

Pagamos precios altísimos para poder divertirnos. Ir al cine, al teatro o simplemente a comer se ha convertido en un lujo ¿por qué no exigir un buen trato de los empleados o la gerencia? ¿Por qué nos conformamos con una mala comida y una mala atención? Las empresas no son nada sin los clientes. Las empresas necesitan de nuestra queja para mejorar. En cuanto a los entes públicos, pagamos impuestos y tenemos infraestructuras en ruinas y malos servicios.

Ejemplos miles. Los hospitales con infraestructuras viejas y sin materiales médicos; los bancos con grandes colas y sólo 2 cajeros; el cine con colas interminables para las cotufas (que ahora son impuestas por la empresa al comprar la entrada) y sólo 2 taquillas abiertas; los estacionamientos con el nuevo sistema de parking, que obliga al cliente a pagar para que un desconocio le estacione su carro. Creo que podría estar días en esto…

Todo esto ha empeorado en los últimos años. Los cambios políticos y sociales que hemos tenido que enfrentar, nos han convertido en una sociedad violenta, amargada y conformista. 52 años de malos gobernantes han cambiado el rumbo de nuestra vida. Y más aún, después de doce años de un gobierno que ha dividido al país a su máxima expresión.

¿Cuándo será el día en que dejemos de ser vivos y comencemos a ser arrechos para reclamar nuestros derechos?

A la hora de ser vivos somos los reyes, pero a la hora de reclamar no.

Renny Ortiz

Lo mas leido…

A %d blogueros les gusta esto: